La polémica que se esconde tras las webs de cupones descuento

Con el gasto medio por familia española de capa caída, cada vez son más los que, en tiempos de crisis, recurren a web de descuentos salvajes que ofrecen rebajas que en muchos casos alcanzan el 80 y 90%. El uso y éxito de estas webs (Groupon, LetsBonus, Busco un Chollo, Groupalia,…) es cada vez mayor. Queda preguntarse así: si el descuento es del 90%, ¿quién gana con ello? ¿cómo se reparte el 10% entre estas compañías y las empresas que recurren a anunciar en ellas sus productos y servicios casi regalados? Y por último, ¿realmente el usuario disfruta de descuentos tan generosos o se esconden bajo maravillosos precios timos o estafas?

Las opiniones son muy diversas. Frente a usuarios de estas páginas que son verdaderos fans de sus cupones descuentos, proliferan en internet infinidad de entradas de blogs y comentarios en páginas que afirman y denuncian haber sido estafados por estas empresas. El funcionamiento de las mismas se esconde bajo un modelo de negocio cuyo crecimiento se basa en la necesidad de que cada vez más empresas se publiciten con ellos, lo cual están consiguiendo ya que pequeños negocios ven en estas páginas una forma de promocionar su negocio.

 

De esta forma publicidad obtienen, pero rentabilidad ya es otra historia: al empresario se lo venden como inversión publicitaria, no hay beneficio en la venta porque no existe margen de beneficio: del precio que el usuario paga, el 50% va a parar a Groupon, Lets Bonus o similares, pero es que además si al usuario le caduca el bono sin usar, el porcentaje que se llevan estas empresas es del 100%.

¿Por qué aceptan entonces las empresas ofrecer sus servicios a través de estas páginas? Porque creen que así conseguirán nuevos clientes y con el tiempo obtendrán beneficio. Pero lo cierto es que si un cliente disfruta de un servicio o producto con un determinado y atractivo precio, difícilmente luego pagará un precio “normal” por ese mismo producto o servicio. De esta forma, a muy pocos negocios les sale rentable esta forma de promoción. Según escribe David Fimia en el blog.info, las empresas deberían además tener en cuenta el concepto de “pérdida de oportunidad”: si llenas tu negocio de clientes “low cost”, están cerrando puertas a que lleguen clientes que realmente te puedan dejar margen de beneficio.

Pero no sólo el empresario que ofrece sus servicios a través de estas páginas puede salir perdiendo. De hecho, muchos usuarios de estos cupones denuncian a través de diferentes canales haber sido timados por estos gigantes en descuentos. La mayoría de los casos denuncian experiencias en las que el usuario ha comprado un cupón por un determinado precio y luego a la hora de disfrutar de su chollo, se han encontrado que no era tal, pues a la hora de canjearlo la empresa les ha pedido un pago extra en concepto de reserva o en concepto de plus por ser una fecha determinada. Para sellar la mala experiencia, estas páginas no facilitan en ningún caso la devolución del dinero, y en caso de permitir algo parecido, devuelven el crédito en puntos para que compres otros cupones. Y es que como reza el dicho, en muchos casos al final lo barato sale caro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s