YouTube y su plan maestro para “robar” el trono publicitario a la televisión tradicional

La famosa plataforma de vídeo YouTube comienza una nueva ofensiva para alejar a los usuarios de la tradicional pantalla de televisión y acercarlos a la pantalla del ordenador y de los nuevos televisores conectados.

Aunque lleva ya tiempo haciéndolo en Estados Unidos, la filial de Google comenzará en breve a pagar a creativos de Alemania para el desarrollo de los denominados “Original Channels”, canales de televisión virtuales en los que los “socios” de YouTube en esta nueva aventura producen material de vídeo sobre temas específicos.

YouTube cuenta en la actualidad con 60 canales de televisión repartidos por todo el mundo. Once de ellos proceden de Alemania.

Los socios de YouTube en Alemania son de lo más variopinto y producen también material de lo más variopinto. Endemol emite una guía de supervivencia para padres, mientras que la Ufa apuesta, en cambio, por un reality show con tintes de serie policiaca y por una guía cultural para la ciudad de Berlín. Por su parte, la joven banda berlinesa “Onkel Berni” quiere producir un late night desde el propio salón de su casa.

YouTube y sus socios alemanes no tienen miedo de mezclar géneros en los 11 nuevos canales que hoy hacen su debut frente al espectador. La filial del gigante de internet quiere fundamentalmente experimentar y probar cuáles de esos 11 canales terminan teniendo éxito con y sin financiación “made in USA”.

“Hemos llegado al momento adecuado para acelerar nuestro crecimiento”, explica Robert Kyncl, vicepresidente de Contenidos de YouTube, en declaraciones a Die Welt. “Por una parte, los dispositivos con conexión a internet están ya en todas partes. Y, por otra, la producción de contenido profesional nunca ha sido tan favorable como ahora”, añade.

Con esta nueva ofensiva de contenidos YouTube quiere reforzar el vínculo de sus usuarios con creativos independientes y sus canales para animales a conectar más a menudo con su plataforma. Lo ideal sería, apunta Kynck, que el usuario terminará abonándose los nuevos canales de YouTube y recurriera cada vez con más frecuencia a esta plataforma en lugar de a los tradicionales canales de televisión.

Este modelo de financiación es completamente nuevo en Alemania. Hasta ahora, los productores de vídeos para YouTube obtenían ingresos única y exclusivamente a través de los spots publicitarios insertados en sus contenidos. Ahora la filial de Google da un paso más allá y participa directamente en la financiación del contenido de los creadores de material audiovisual para su plataforma.

“Apoyamos los mercados nacionales durante aproximadamente dos años con nuestros propios medios. Después vemos el resultado y, en función del éxito, seguimos trabajando con nuestros socios, creamos nuevos canales o buscamos nuevos socios”, apunta Kyncl.

La financiación que YouTube proporciona a los productores de vídeo es sólo una manera de dar impulso a los proyectos de sus socios. Más de la mitad de los ingresos generados mediante la publicidad van a parar a los creadores del contenido, un dinero más que suficiente para prosperar a medio plazo. En Estados Unidos hay ya docenas de pequeñas empresas de producción que viven de este tipo de ingresos.

Para lograr el éxito en YouTube, la receta es proporcionar al usuario material “auténtico” y de calidad. Un programa con una única presentadora dedicado a la gastronomía coreana tiene en Estados Unidos millones de espectadores, lo mismo que un canal de parodias de conocidos videojuegos.

Si este modelo tiene éxito a nivel global, podríamos estar a las puertas de una auténtica revolución en el mercado de la producción de vídeo, asegura Kyncl. “Quien publica contenido para nosotros no debe limitarse sólo a proporcionar material de calidad, sino que debe convertirse también en su propia empresa, construir su propia comunidad de fans y promocionar su canal en las redes sociales”, dice Kyncl. “Para los productores clásicos, esto significa una auténtica vuelta de tuerca. Deben asumir tareas que antes hacían por ellos los canales de televisión”, indica.

Durante los últimos años, Kyncl ha puesto las bases para su expansión mundial con la producción de contenido propio. “Cuando Google compró YouTube en el año 2006, invertimos los primeros 30 millones de dólares en el desarrollo de un sistema de identificación del contenido”, explica Kyncl. Este sistema ayuda a la proteger el copyright de los vídeos y permite a los propietarios de los derechos de autor cargar datos de referencia.

Los propietarios de los derechos de autor tienen tres opciones en YouTube: pueden limitarse a observar la utilización de su material en esta plataforma, pueden bloquear contenidos y pueden incluir publicidad en sus vídeos para ganar dinero. “Esta última opción se convierte ahora en una fuente más importante de ingresos para nuestros socios”, apunta Kyncl.

“En segundo lugar, lanzamos YouTube en tantos países como fuera posible. Para ello, no basta con asegurarse simplemente un dominio local y traducir la página. Actualmente, internautas procedentes de todos los rincones del planeta ven 4.000 millones de horas de vídeos al mes y cada minuto se suben 72 horas de vídeo a nuestra plataforma. En este sentido, debemos contar con servidores e infraestructuras muy robustas”, dice Kyncl.

El tercer pilar de la expansión global de YouTube es el más importante para su “madre”, Google. “Queremos ganar dinero con YouTube. En 2009 comenzamos a pensar en nuevos conceptos publicitarios. Con anterioridad, no habíamos dedicado demasiado tiempo a nuestro modelo de financiación”, reconoce Kyncl.

Desde entonces, YouTube inserta publicidad en los vídeos. Como YouTube no puede mostrar a todos los usuarios el mismo spot, se basa para ello en las preferencias del internauta. “Hemos inventado para ello el denominado sistema Trueview”, dice Kyncl.

Este sistema observa los vídeos que el usuario ve en YouTube y los canales a los que está abonado y le muestra spots publicitarios adecuados en la medida de lo posible a sus intereses. “Cuando lo hacemos todo correctamente, el usuario quiere ver el spot hasta el final porque éste se ajusta a sus intereses”, explica Kyncl.

Que este tipo de publicidad es realmente eficiente lo demuestra el hecho de que los anunciantes pierden menos dinero segmentando sus anuncios que en la televisión tradicional. Aun así, la publicidad televisiva sigue siendo la “reina” y sigue comiéndose el pedazo más grande del pastel publicitario.

De todas formas, en un futuro no muy lejano podría ser YouTube quien arrebatara la corona a la televisión. “Nuestra oferta especializada de contenidos exclusivos está diseñada especialmente para los jóvenes de menos de 35 años, los más desatendidos actualmente por las cadenas de televisión”, dice Kync. La clave está en que los más jóvenes se acostumbren a ver la televisión a través de YouTube para que dentro de unos años los planificadores de medios miren más hacia nuestra plataforma que hacia las cadenas tradicionales de televisión, concluye.

Fuente: marketingdirecto.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s