En las redes sociales, ¿debería ser yo o mi cargo profesional?

Una encuesta realizada a principios de 2012 por la SHRM, Society for Human Resources Management con más de 250.000 miembros en 140 países, reveló que el 40 por ciento de los encuestados habían implementado políticas de uso de Social Media en sus organizaciones. En la mayoría de los casos, Recursos Humanos era el responsable de crear y reforzar las políticas, mientras que Márketing y Tecnología se encargaban de liderarlas.

Entre las organizaciones que tenían implementadas estas políticas de uso, el 33 por ciento señalaba que en el último año habían tomado medidas disciplinarias con algún empleado por haberlas violado.

Si tenemos en cuenta la inexperiencia con que todos nos hemos lanzado a las redes sociales y la delgada línea roja que separa lo correcto de lo que no lo es, este último dato no me sorprende. Hace poco, un directivo de una gran empresa me comentaba que había encontrado en la red una foto de una empleada, bastante ligera de ropa, dentro del logo de la compañía. Sin llegar a esos extremos, dentro de las organizaciones sigue preocupando la confidencialidad en temas de calado y el poco sentido común de algunos profesionales sobre lo que deberían decir o compartir con otros. Especialmente, se mira por la marca, la reputación y las repercusiones legales para la empresa, por ejemplo, en el caso de cotizar en Bolsa.

Independientemente de lo que marque la compañía, si uno no es esquizofrénico, en la red debería velar por su yo personal y profesional. En Facebook o Google+ hay quienes comparten con la familia, los amigos, o no tan amigos, su yo más genuino y a veces disparatado. Mientras, en Twitter, Linkedin o incluso en el propio blog, quizá utilicen su yo más profesional. Pero la distancia entre unas redes y otras se acorta y a veces, la rapidez y las emociones hacen que uno no utilice el criterio y el canal adecuado para lo personal y lo profesional, o se decante por hacerlo público en lugar de abogar por la discreción, sin importarle las consecuencias.

Lejos de desanimar a sus empleados a estar en las redes sociales, las empresas deberían aspirar a que la mayoría de sus profesionales fueran como Scott Monty (@scottmonty), director internacional de Social Media en Ford Motor Company, con más de 47.000 seguidores en Facebook y 79.000 en Twitter. En su propio blog de Márketing, con 7.000 suscriptores, está generando un gran valor añadido para su compañía, escribiendo algunos artículos sobre los nuevos vehículos lanzados al mercado. Eso sí, aunque Monty revela su cargo profesional en Ford, aclara que todo lo que allí dice es su visión personal.

Mientras se asientan las bases del Social Media en la empresa y los profesionales se sumergen en el mundo de las redes sociales , las organizaciones deberían implementar políticas constructivas y ganarse a los empleados para su causa. Y si su empresa no sabe por dónde empezar, le dejo un listado de Políticas de uso de Social Media en más de 200 empresas, publicado en la red, para que siga alguno de los ejemplos de compañías internacionales y españolas, públicas y privadas, que ya llevan mucho adelantado.

Fuente: expansion.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s