Las trampas de marketing que pueden acabar con su marca

Los directivos de las empresas, accidentalmente, pueden socavar la motivación de sus empleados dentro de su organización. O por lo menos eso es lo que aseguran Teresa Amabile, profesora de la Harvard Business School, y Steven Kramer en un informe de McKinsey Quarterly.

El informe, tras un análisis a lo largo de varios años, revela que hacer progresos en trabajos significativos es el factor más importante a la hora de asegurarse de que los trabajadores están motivados en hacer bien sus tareas. Y señala cuatro trampas que afectan el significado y la motivación de estos empleados.

Pero, de la misma forma que los empleados están más motivados ante estímulos significativos, los consumidores son más fieles a aquellas marcas que encuentran más significativas. Y, de la misma forma que en las organizaciones hay trampas, de cara a la gestión de marketing, también hay algunas trampas que pueden acabar con una marca.

1. Señales de mediocridad No importa lo que diga una marca si sus acciones contradicen sus palabras. Por mucho que una empresa diga que es la mejor, si los clientes y los clientes potenciales ven que la marca está siempre de rebajas, es una señal alta y clara de que el producto no es tan bueno como el de la competencia y trata de llegar al público a través de los precios más bajos.

2. Déficit de atención estratégico Cortar y cambiar estrategias y técnicas constantemente no sólo sirve para desilusionar y confundir a los empleados, sino que acaba con la confianza de los clientes. Crear una marca requiere tiempo y, sobre todo, apostar por algo y mantenerlo, haciendo de la claridad y la notabilidad la clave del éxito.

3. Fronteras corporativas Sea cual sea la industria, pueden encontrarse organizaciones disfuncionales en las que, aparentemente, trabajan con objetivos cruzados, pero sin relacionarse unos departamentos con otros. En cambio, las marcas fuertes sitúan la experiencia del cliente en primer lugar y el resto del trabajo partirá de ella. Estas compañías no dejan que los distintos equipos sigan agendas separadas y descoordinadas, o que los equipos de ventas establezcan descuentos sobre marcas premium sólo para aumentar el tráfico en la tienda o el volumen de ventas.

4. Objetivos ilegítimos Los objetivos de auto-servicio sólo sirven para decir a la gente lo que quiere la compañía. Pero, lo cierto, es que la mayoría de las personas quieren trabajar sobre algo que les llene, algo con lo que sentir que están haciendo del mundo un lugar mejor. Las marcas tienen que olvidar los halagos a sí mismas y buscar la forma de hacer que la vida de sus clientes también son mejores.

Fuente: marketingdirecto.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s